Recetas caseras para perros (III): Huevos revueltos con "algo"

Hoy venimos con la 3ª receta casera: huevos revueltos con "algo". Y recuerda: la cocina casera es una opción para alimentar al perro, pero solo puede sustituir a las comidas comerciales (pienso y latas) cuando se elabora una dieta equilibrada, que cuente con la supervisión del veterinario o nutricionista canino.

Unos huevos rotos o fritos (con poco aceite) y mezclados en la plancha con "algo" son un rápido y económico plato con el que premiar a un can.


Unas judías verdes (hervidas o que hayan sobrado de la comida), un poco de pasta cocinada (lo mismo) o unos trozos de jamón (sin grasa ni huesos) acompañan a la perfección a esta sencilla receta para el perro, que no lleva más de nueve minutos de preparación. Solo un requisito: es importante no añadir sal, sobre todo en caso de agregar ingredientes animales a los huevos.


Diez consejos para cocinar para el perro

1. La cocina casera es una opción para alimentar al perro, pero solo puede sustituir a las comidas comerciales (pienso y latas) cuando se elabora una dieta equilibrada, que cuente con la supervisión del veterinario o nutricionista canino.

2. Cada perro tiene unas necesidades nutritivas distintas, que no solo dependen de su peso. Por ello, no es válido obtener una dieta casera base y recalcular las cantidades necesarias en función de los kilos del can.

3. Los platos caseros permiten cocinar sin peligro para perros alérgicos o con requerimientos nutricionales especiales. Pero siempre con el visto bueno del veterinario.

4. La mayoría de las recetas caseras para el can no sirven como dieta exclusiva: en estos casos, los suplementos nutritivos comerciales -en especial los de vitamina B12, en dietas vegetarianas- son esenciales y debe prescribirlos el médico.

5. Las dietas comerciales de alta gama se elaboran con cuidado. Sus nutrientes y componentes están equilibrados para cubrir las necesidades alimentarias del perro. Para lograr lo mismo con una dieta casera, esta debe diseñarse con esmero por un nutricionista canino.

6. Los platos cocinados para el perro no deben contener un número excesivo de ingredientes: el sistema digestivo de un can no es igual que el humano. Cuatro o cinco son suficientes.

7. Los perros no admiten cambios frecuentes en la alimentación, como sí aceptamos las personas. Esto explica la importancia de elaborar una dieta sana y equilibrada, con supervisión veterinaria.

8. Para diseñar una dieta casera para el can, es esencial conocer sus necesidades alimentarias: tanto el número de calorías diarias que precisa, como la cantidad de vitaminas y otros nutrientes esenciales.

9. Hay ciertos alimentos prohibidos para el perro, que son tóxicos incluso en pequeñas cantidades. El chocolate, la cebolla, el ajo, las pasas, las uvas y el aguacate figuran entre ellos. También se debe evitar la sal y el azúcar, así como eludir la carne de cerdo cruda.

10. Las alergias alimentarias en el can no son extrañas. Cuando se diagnostican, es esencial eliminar los componentes que las producen. Y para prevenir peligros, es esencial incorporar los nuevos ingredientes de la dieta casera del perro de forma paulatina, en pequeñas cantidades.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Categorías
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • Pinterest Social Icon
  • YouTube Social  Icon

* Para compras superiores a 55€. Solo península

¿que alimentos te ofrecemos?

 Sin soja, trigo ni gluten

Libres de harinas  

Te asesoramos en nutrición

Cuidados para tu perro

Ponemos guap@ a tu perr@

Estética canina?

Sin problema!

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Pinterest Social Icon
  • YouTube Social  Icon